25o. DOMINGO ORDINARIO


El Domingo pasado, Pedro, parecía como interrogar a Jesús sobre el asunto de perdonar a los que nos ofende. Ahora, Jesús, tomando la iniciativa, nos propone la parábola de los trabajadores contratados por un denario, por el propietario de una viña, que parece estar más interesado en dar trabajo a los que no lo tienen, que en su propio beneficio.

Salvado el logro de las luchas laborales; de los éxitos de las Leyes de Trabajo; de la justicia distributiva y todos esos asuntos que nunca serán irrelevantes, profundicemos en la aportación que esta Palabra de Dios nos brinda.


NICHOS

Con la tranquilidad de saber que nuestros seres amados descansan en la casa de Dios…..

santuario de fatima en portugal
tu diezmo