28 DOMINGO ORDINARIO


Si el Domingo pasado la Palabra de Dios nos iluminó espléndidamente sobre el misterio del Santo Matrimonio como signo de la unidad del amor fiel de Dios por su Iglesia, en su Hijo Jesucristo, ahora, nos ilumina sobre el misterio de la vocación cristiana a la vida consagrada. Bellamente adornada esta vocación específica al seguimiento radical a Cristo, con la lectura del Libro de la Sabiduría (primera lectura) donde notamos que esa Sabiduría, entiéndase Palabra de Dios, penetra el ser de los vocacionados hasta la médula de los huesos y todo lo que no sea trascendente, en el orden de la gracia, pierde su aparente importancia o valor, entonces aparecen, frente a la voluntad y la inteligencia de los elegidos, el Amor de Dios; la contemplación de su Gloria; su indigencia en los hermanos que sufren de pequeñez; como un deseo apremiante e irresistible que debe ser saciado de por vida.


NICHOS

Con la tranquilidad de saber que nuestros seres amados descansan en la casa de Dios…..

santuario de fatima en portugal
tu diezmo