TERCER DOMINGO DE PASCUA


Debemos de tener presente, que Jesús permaneció apareciéndose a sus apóstoles por un período de cuarenta días a partir de su Resurrección, antes de ascender glorioso a la derecha de su Padre Celestial. Quizás haya sido ese el tiempo más tranquilo y agradable para los amigos de Jesús… Los recuerdos de la Pasión, al tener presente al Resucitado, van desapareciendo y la intranquilidad se va convirtiendo en paz; como Jesús se los había dicho: “La Paz esté con Ustedes”.


NICHOS

Con la tranquilidad de saber que nuestros seres amados descansan en la casa de Dios…..

santuario de fatima en portugal
tu diezmo