4 DOMINGO ORDINARIO


Decía el Santo Obispo de Hipona, San Agustín: “Dame Señor lo que me pides y pídeme lo que quieras”. Esto lo traigo a la mesa de la reflexión, porque las cosas cambian de manera por demás dramática en las lecturas de este Domingo: Desde la primera lectura del profeta Jeremías al rey Josías: “Te harán la guerra, pero no podrán contigo, porque yo estoy a tu lado para salvarte.” Y la turba enardecida que tan sólo hace ocho días aprobaban las palabras de Jesús y admiraban su sabiduría, aquel sábado en la Sinagoga de su pueblo y, unos versículos después le quieren linchar. (A penas se descuida uno y le asaltan los bandidos)


NICHOS

Con la tranquilidad de saber que nuestros seres amados descansan en la casa de Dios…..

santuario de fatima en portugal
tu diezmo